miércoles, 22 de julio de 2009

Miquel-Abellán al Pilar del segre

Breve comentario a una breve ascensión, aunque no por ello menos intensa y reconfortante que el resto.

Después de la apertura realizada en la Vall de Canelles llegamos a Vilanova de Meià.
Debo regresar pronto ya que he recibido el aviso de que, miércoles por la tarde, van a ingresar a mi padre por un problema circulatório en las piernas.

Como en el Pilar del Segre no da el sol hasta mediodia decidimos que al día siguiente, Úrsula y yo, iremos a la via Miquel-Abellan y aprovechar al máximo el tiempo disponible.


La elección es muy apropiada y Úrsula disfruta enormemente con cada paso, descubriendo que y como ponerlo para progresar, consolidando la técnica y la mecánica a medida que se aleja del suelo. Por mi parte la alegria por los descubrimientos ajenos y la satisfacción por poder colaborar en el aprendizaje me recompensan tanto como si fuera yo mismo quien estuviera colgando de los estribos como cabeza de la cordada.

Finalmente, tras concluir la tarea autoimpuesta, recogemos los múltiples y abundantes bártulos que se acostumbran a utilizar en este tipo de escalada y regresamos bajo un tórrido cielo.

A pesar de todos los inconvenientes, el cansancio y demás objeciones una sonrisa se dibuja en nuestros rostros y cruzamos más de una mirada de complicidad...... ¿será por eso que nunca abandonamos esta actividad aunque tantos esfuerzos nos cuesta seguir en ella?

4 comentarios:

David i Neus. dijo...

Sempre de la muntanya et queden el bons records, per això repetim.
Que no sigui res lo del teu pare.
I bones vacances!!!

Mingo dijo...

Enhorabona per l'activitat. Cada cop som més els que amb 50 encara disfrutem enfilant-nos.
Salut i que no sigui res lo del teu pare.
Ah he fet un enllaç del meu blog al teu, suposo que no hi ha problema, sino m'ho dius i ho solvento

Santi Llop dijo...

Moltes merces a tots dos pels bons dessitjos.

Iñaki dijo...

una estupenda idea celebrar así semejante cumpleaños, santi!!!
saludos!